Visita Jocotenango

Cuando vas por la calle ancha de los herreros, hacia el norte, después de 5 minutos sorteando ciclistas y motociclistas te encuentras con una población única, que tiene mucha riqueza, no solo por las personas que allí habitan sino por lo que ellas han logrado también.

Ya frente a un parque irregular – en donde se divisa un Jocote grande con colores verde, amarillo y rojo, sobre una bifurcación – al continuar a la derecha llegamos a una media plaza frente a la municipalidad. La arquitectura tiene arcos de medio punto para formar una galería y justo al frente, lo que llama la atención, es el templo de grandes dimensiones, con todo el arraigo barroco evidente en sus columnas salomónicas y su atrio gigante que se funde con el parque. Has llegado al corazón del municipio del lugar de los jocotes, Jocotenango.

Este municipio tiene historia desde la colonia, dado que fue un pueblo de labranza, que fue ocupado por los indígenas que venían con el traslado de la ciudad de Santiago desde lo que hoy llamamos Ciudad Vieja (Almolonga) en el año de 1541. Allí se establecieron grandes artistas de la construcción, su templo en la plaza principal que resguarda a la virgen de la Asunción es uno de los mejores ejemplos de su trabajo.

Dentro de la cultura del jocoteco sobresale el arte expresivo del teatro, costumbre que fue utilizada desde la colonia, debido a que en este lugar para catequizar a los indígenas se utilizaban los dramas, y bailes en áreas públicas, para ejemplificar la historia y la tradición, siendo un curato colonial que pertenecía a la Orden de los Predicadores, conocidos como dominicos, la fe era muy importante.

Esa expresión artística que fue fomentada en época antigua, sigue siendo parte de la vida del jocoteco, donde existen varias manifestaciones a lo largo del año como lo que hoy se conoce como el baile de las figuritas (siempre acompañado de un carro-disco que genera los audios para que estospersonajes bailen en coreografías muy ensayadas) y en la fiesta patronal en agosto, se puede observar los bailes tradicionales de la conquista y el de moros y cristianos, entre otros.

El municipio de Jocotenango y la Ciudad de Guatemala tienen una celebración en común. Aproximadamente del 10 al 16 de agosto, el ritmo de estos dos lugares cambia porque le van a dar la bienvenida a los puestos de comida y juegos que llegan como muestra de la celebración en honor a la patrona que comparten: La Virgen de la Asunción.
En el caso de Jocotenango, el despliegue tiene lugar alrededor de la iglesia, en el espacio que el parque provee. Se cuenta con actividades culturales, religiosas, sociales y recreativas, tanto al aire libre como en el salón municipal a un costado de la Iglesia.

En la ciudad capital, la Avenida Simeón Cañas, en la Zona 2, será la encargada de albergar a toda la gente que se dará cita a la celebración. Un dato curioso es que en el año 1935, el presidente Jorge Ubico ordenó que la celebración se llevara a cabo durante el mes de noviembre, ya que su cumpleaños era en ese mes. Fue hasta en el gobierno de Juan José Arévalo que se devolvió la feria a su fecha original.

Written by: Erick Reyes

Tags:

About the Author

has written 1891 posts on this blog.

Copyright © 2018 Qué Pasa Magazine. All rights reserved.
Proudly powered by WordPress. Developed by grupoquepasa