Maximón: El Santo que cambia de forma

Foto por Elizabeth R. Bell

El Señor del buen aspecto. Eso es lo que Vicent Stanzione, escritor y residente de la parte que habla tz’utujil en el lago de Atitlán, lo llama informalmente. Pero tiene muchos otros nombres, siendo con mayor frecuencia  San Simón, El Monchito, Laj Mam, y Maximón.

Es la figura parecida a un santo a la que las personas—principalmente mayas—de  Guatemala recurren como guía. Su efigie de madera aparece en muchos altares en todo el país y sus ofrendas favoritas hacen un atractivo trío: el alcohol, el dinero, y el tabaco.

Es posible que hayan escuchado hablar de él bajo una apariencia diferente. Es, sin lugar a dudas, una figura de identidades cambiantes.

La vida contemporánea en las comunidades mayas nos muestra que Maximón no sólo está presente en las prácticas espirituales mayas, sino que en realidad ha ido ganando popularidad entre los “guardianes”—un  guía espiritual o “sacerdote”  tradicionalista—y  las comunidades que ellos sirven. Uno puede visitar a Maximón para hacer peticiones y ofrendas para pedir ayuda en las causas personales o profesionales. Aunque se consideran una figura maya, los “guardianes” que lo usan en su profesión insisten en que mayas, ladinos y extranjeros por igual lo visitan y veneran. También es comúnmente invocado en las ceremonias mayas, que son tanto públicas como privadas y que se llevan a cabo en los espacios sagrados en toda la sierra. Se llama para pedir orientación, la concesión de deseos y curar enfermedades graves. Él puede ser especialmente útil cuando hay una injusticia que debe corregirse.

Entre la comunidad tz’utujil-maya,  va unido a Cristo y algunas historias de lo vinculan a San Simón. A menudo se sugiere que Maximón es el resultado de la mezcla religiosa después de la conquista española, durante la cual se convirtió en una deidad maya fusionada con este santo católico. Por el contrario, es una figura históricamente polémica debido a la asociación que le da la Iglesia Católica con Judas. Por esta razón, muchos católicos, así como los evangélicos, rechazan a Maximón y creen que él solo se usa en la brujería.

Pero esto es sólo una parte de la imagen. A pesar de todas estas asociaciones, entre muchas comunidades mayas se ve, generalmente,  como una figura que tiene orígenes decididamente no  católicos ni relacionados con Judas. La mayoría de “guardianes” insisten en que es de origen maya. Para ellos, es un icono muy poderoso que representa un espacio liminal entre lo sobrenatural y lo terrenal y, por lo tanto, se beneficia de todas las cosas que eran para los dioses, por eso su afinidad por los elementos asociados a los vicios y el hedonismo: sexo, tabaco, el alcohol y el dinero. Estas características han contribuido a sus injustas asociaciones negativas en otras religiones y también se refieren a su uso contemporáneo en la práctica ritual, donde es visto como el santo a quien se pregunta por todas las cosas que reemplazan a las necesidades diarias para la supervivencia.

Según la historia, Maximón fue una vez un hombre que vivió antes de la llegada de los españoles. Más allá de eso, la historia varía. Algunos dicen que fue construido con madera de palo de pito por los Nahuales—energías espirituales que caminaron sobre la tierra como seres humanos—para evitar que sus mujeres tuvieran amoríos ellos se ausentaban del hogar, trabajando como comerciantes. Maximón, sin embargo, cayó en la misma trampa que debería haber previsto y utilizó sus habilidades de forma cambiante para atraer a las mujeres a citas con él. Para remediar esto, los nawales lo cortaron en pedazos y colocaron su cabeza al revés antes de armarlo. Otra versión dice que era un “guardián” maya que se resistió a la conquista española. Los españoles lo persiguieron, pero él evadió la captura en varias ocasiones usando sus poderes de transformación. Finalmente, fue capturado y hecho pedazos. Otra versión afirma que este “guardián” fue capturado por los españoles y encerrado, pero escapó misteriosamente de su celda de la cárcel varias veces antes de ser finalmente condenado a muerte. La raíz de su nombre más popular, Maximón, en el idioma Tz’utujil-maya, proviene de estas historias. En cada versión, Maximón es de alguna manera desmembrado y vuelto a montar, por lo general poniéndose  bufandas que mantienen unidas las piezas de madera que representan el cuerpo que una vez fuera un conjunto.  Apropiadamente, “Ma” es un término de referencia hacia un hombre (como señor) y “ximon” significa “atado” o “nudo”.

Entre todas estas variaciones hay una coincidencia: la transformación. En la mayoría de versiones de la historia, es presentado como evadiendo la autoridad a través de la transformación sobrenatural de su cuerpo físico. De la misma manera, Maximón se puede caracterizar como una figura tramposa. Él es un personaje astuto y a menudo desviado que evade tanto las leyes naturales  como sociales. Esta imagen comúnmente narrada como la de un tramposo no es ajena a la cultura maya, como podemos ver en los famosos héroes gemelos del Pop Wuj: Jun ajpú ‘Kej y IxB’alam, que, en este texto precolombino acerca de la creación, descendieron al inframundo para derrotar a los dioses. Dentro del reino de los cuentos tradicionales, la figura del tramposo, de forma metafórica, suele representar una inversión de autoridad o de orden.

Tener en cuenta la variación de los cuentos es importante, ya que la variación es, a menudo, un indicativo del deseo del narrador de cambiar la historia de acuerdo con un interés o motivo específico. Esto no disminuye la credibilidad de la historia. Por el contrario, la variación en las historias, a menudo, puede indicar importantes fenómenos sociales que la historia debe mediar. El orador no siempre puede ser capaz de expresar su opinión directamente debido al riesgo social o político, así que, en cambio, lo hacen a través de las metáforas de la historia.

Dándole un vistazo a la historia más reciente de Guatemala, encontramos una reciente guerra civil y la presencia continua de violencia. Dentro de la variación de las prácticas en el que se utiliza, Maximón se ve, sobre todo, como una fuerza positiva que es capaz de ayudar a la gente. Debemos reconocer que la reverencia por esta imagen es parte de un ritual y todos los rituales se tratan, principalmente, acerca de transformación. Nos abocamos al ritual cuando tenemos que lograr cosas que nos parecen fuera de nuestro control (enfermedad grave, problemas de dinero, el crecimiento del cultivo, la lluvia, y así sucesivamente). Esto hace que Maximón sea una figura poderosa por la forma en que presta a sus seguidores los medios para seguir teniendo fe en que sus deseos serán concedidos, sus problemas se rectificarán y su vida será abundante, especialmente de cara a una gran adversidad.

Entonces, ¿qué es lo que estos cuentos de transformación e inversión, en la que  Maximón juega al protagonista, significa en la Guatemala contemporánea? ¿Cuál es el orden que debe ser anulado en este cuento? Algo como un síntoma de su condición colonial anterior, Guatemala es una nación construida sobre las diferencias. Mientras que muchas naciones hacen un reclamo a la homogeneidad en aras de la unificación, Guatemala es un país de pluralidad. Hogar de una gran población de ladina y mestiza, hay un contingente aún mayor de poblaciones mayas en torno al 60 por ciento total de la población. Aunque los mayas dominan el país en número, no han sido el grupo que goza el poder en cualquier capacidad, oficial o no oficial. Aún así, la figura de Maximón no se convierte en sólo una de las muchas imágenes espirituales parecidas a un santo que inspiran reverencia, sino una cuyo significado se encuentra principalmente en su origen claramente no español. Como grupo de personas históricamente dominado, las poblaciones mayas de Guatemala pueden reclamar con orgullo a Maximón como algo propio, que es inherente a su cultura nativa, tanto en el pasado como en el presente.

Si les gustaría visitar a Maximón, los dos lugares más famosos están en San Andrés Itzapa, unos treinta minutos en las afueras de Antigua, y en Santiago Atitlán. Consulte  en las agencias de viajes locales para obtener los servicios de guía hasta el altar en San Andrés Itzapa. Este altar es, a veces, estrechamente asociado con la brujería, aunque no exclusivamente, y es un lugar muy popular, lo que le hace un lugar interesante para ver. La efigie de Maximón en Santiago Atitlán se encuentra en la Cofradía de la Santa Cruz, que cambia lugares cada año. Por último, hay un pequeño altar en la parte posterior de Nim Po’t, una tienda en la Calle del Arco en Antigua. Tojil, el “guardían” residente, puede atenderles allí cualquier día excepto los martes y miércoles. Si usted decide hacer una visita a cualquier lugar, asegúrese de llevar uno de los elementos favoritos de Maximón para ofrecérselo y así mostrar su respeto. En el caso de San Andrés y Santiago, se pueden comprar velas y alcohol en el lugar cuando lleguen y Nim Po’t tiene velas para la venta. Las fotos son permitidas en San Andrés y en Nim Po’t, pero ustedes deben preguntar primero en Santiago.

Maximón tiene un día festivo el 28 de octubre, que no de casualidad es también el día de San Simón en el calendario Católico Romano. Si a usted le gustaría participar en la celebración, habrá animadas festividades que consisten en ceremonias y música en San Andrés Itzapa.

Crédito para las fuentes de este artículo se debe dar a Vincent Stanzione y mucho más a mis muchos amigos “guardianes” y colaboradores, sobre todo Tojil Artemio Hernández, Rolando Ajquijay y Berta Batzin. También gracias a mi guía de San Andrés Itzapa, Manuel Barrios. Para mayor información, recomiendo el libro de Vincent Stanzione Rituales de Sacrificio, disponible en muchas librerías alrededor de la Antigua, así como en Google Books (Libros de Google).

Elizabeth R. Bell es candidata doctoral en la Universidad Estatal de Ohio en Columbus, Ohio, EE.UU. Desde el 2006, ha pasado cuatro de cada cinco veranos en Guatemala, aprendiendo la lengua kaqchikel-maya y llevando a cabo trabajo de campo. Ella se encuentra actualmente en Guatemala con una beca Fulbright para realizar investigaciones para su tesis doctoral. Su título es en Letras Latinoamericanas y Culturas con una especialidad en Estudios de Folklor; su disertación se centrará en el uso de la tradición y el ritual en las prácticas espirituales contemporáneas entre los  kaqchikeles mayas.

About the Author

has written 2 posts on this blog.

One Comment on “Maximón: El Santo que cambia de forma”

  • Elizabeth R. Bell wrote on 23 octubre, 2010, 8:31

    Habra una celebracion para el dia de Maximon,y todos estan invitados.

    Donde:
    La casa de José Pérez – José Pérez’s house
    Casa #78 (frente al cementerio – by the cemetery)
    Santa Catarina Barahona, Guatemala

    José Pérez y Tojil Artemio Hernández les invitan a todos a participar en la celebración del día de Maximón (Rilaj Mam) el 27 de octubre. Las ceremonias empiezan a las 4 de la tarde en punto y la celebración dura toda la noche. Traiga algo para ofrendar, aunque sea sólo un poquito de dinero. ¡Todos estan bienvenidos!

    José Pérez y Tojil Artemio Hernández invite you to participate in the celebration for Maximón’s day on October 27th. Ceremonies begin at 4 PM on the dot (not la hora chapina), and the celebration lasts all night. Bring something to offer, even if it’s just a bit of money. All are welcome!

    *You can find the house by getting to Santa Catarina Barahona (just past San Antonio Aguas Calientes) and then asking for house #78 where the Maximón celebration is, or by following the noise.*

    Evento en Facebook:
    http://www.facebook.com/event.php?eid=160032587361249