Diciembre en Guatemala

La Navidad hoy en día es celebrada en muchos países alrededor del mundo, ya que por ser una celebración eminentemente cristiana. Pero no importando de donde se provenga, donde se esté, o la creencia que se tenga, es un período de fiesta en el cual, además de la natividad del Niño Jesús, se celebra la convivencia con nuestros familiares y seres queridos.

Es una época mágica llena de luz y color, de olores y expectativas que nos remontan a la infancia, a ese período de nuestras vidas en donde lo imposible resulta efímero y nos hace recordar que hay misterios en el mundo que valen la pena no olvidar. Así que únete al sentimiento colectivo guatemalteco, que seguramente te llevarás una grata sorpresa; déjate seducir por los aromas, los sabores y el folclor de esta tierra. A continuación, una muestra de lo que puedes esperar.

Las Posadas
Son representaciones en las que se cuenta la travesía de José y María en su viaje a Belén y recuerda la búsqueda de estos por un lugar para pasar la noche. Inician el 15 de diciembre y terminan el 23 del mismo mes, y consisten en una pequeña tarima o anda que es llevada en hombros por las calles y es acompañada por un grupo de personas con faroles, que van cantando o rezando, al compás de los sonidos de una caparazón de tortuga o por un tambor y flauta, también puede ser acompañada por marimba. Estas personas hacen el recorrido de una casa a otra durante nueve noches, al final de cada una se celebra con un pequeño refrigerio para los participantes.

Nacimientos
Son escenas que representan el nacimiento de Jesucristo, que son expuestas en los hogares, en iglesias o bien en lugares públicos. Usualmente son representados el Niño Jesús, en un pesebre, con José y María a su lado, generalmente acompañados por un buey y una mula. En Guatemala, la distinción de los del resto del mundo viene del arte popular, el cual se ha encargado de representar con estatuillas de barro a pastores, ovejas, animales de granja, casas y poblados enteros. También suele utilizarse aserrín teñido de distintos colores, musgo verde y blanco, piedritas de colores, árboles en miniatura, pino, manzanillas, entre otros. Todos estos ingredientes se conjugan para crear las más variadas escenas donde se entremezclan los paisajes de esta tierra, el arte popular maya, la influencia hispana y las tradiciones católicas.

Aunada a ésta tradición, existe una llamada “El Robo del Niño Jesús”, pero no se alarmen, es una forma más de celebrar estas fechas. Consiste en esperar a que los dueños de una casa se descuiden y un familiar o amigo extrae la imagen del Niño y se la “roba”. Cuando el propietario de la imagen se percata del hurto, debe de esperar a que el “ladrón” le devuelva al Niño Jesús, ofreciendo una fiesta para celebrar la aparición de éste.

La Quema del Diablo
Esta tradición inicia las celebraciones de la época navideña y se celebra el 7 de diciembre a las 6 PM. La tradición consiste en reunir objetos en desuso y cosas viejas, de preferencia que se quemen fácilmente, también se suelen encontrar a la venta piñatas que representan la imagen popular del diablo. Todo esto se coloca usualmente frente a las casas y se le prende fuego. Junto con esto, es necesario que dentro de la casa se barra con cuidado cada rincón y luego que agua bendita sea rociada por todo el lugar. Este ritual, con la idea de quemar todo lo malo, simboliza la limpieza necesaria para poder empezar un año mejor que el anterior.

Día de los Inocentes
Este día, el 28 de diciembre, se conmemora la matanza de miles de niños a manos de los soldados del rey Herodes para deshacerse del Niño Jesús. Pero en lugar de ser una fecha en la que se recuerda este trágico acontecimiento, es un día en el que suelen jugarse bromas a aquel que se descuide. A veces pueden llegar a ser crueles pero no por eso dejan de ser graciosas. Sí escuchan algo como esto: “¡Inocente palomita que te dejaste engañar!” o “¡Caíste por inocente!”, no se enojen, que la finalidad es compartir una sonrisa.

About the Author

has written 23 posts on this blog.

Copyright © 2014 Qué Pasa Magazine. All rights reserved.
Proudly powered by WordPress. Developed by grupoquepasa